Vocabulario cristiano

“Pedro, apóstol de Jesucristo, a los expatriados… elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesús es Mesías; gracia y paz os sea multiplicada” 1 Pedro 1:1-2

concepto-de-diccionario

Cuando no sabemos lo que significa una palabra, la buscamos en el diccionario, porque es importante que la empleemos correctamente. A veces hace gracia si una persona emplea mal una palabra, pero en la vida cristiana malentender el significado de una palabra clave puede ser mortal.

Salvación. “Llamarás su nombre Jesús porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mat. 1:21). La salvación no es una decisión que te permite ir al Cielo. Es una liberación del poder del pecado en tu vida. De esto eres salvo, del pecado, para ya no vivir en él. Una persona que piensa que es salva, pero que aun es esclavo de su mal genio, palabrotas, impureza sexual, odios, prejuicios, egoísmos y propia voluntad, como norma general, no es salva. Una persona que va por la vida haciendo daño con su boca, justificándose, sin la más mínima intención de cambiar, u otra que va de una relación sexual a otra, esta persona está aun en sus pecados. No es salva por mucho que cante en el grupo de alabanza.

Perdón. El perdón no se consigue con una breve petición: “Señor perdóname”, unas palabras lanzadas al aire, y ya está. Sin arrepentimiento, no hay perdón. El arrepentimiento es profundo aborrecimiento del pecado, es sentir vergüenza por él,  es sentirse sucio y contaminado, es contrición, y es humillarse ante Dios y rogar su perdón, sabiendo que sin la limpieza de la sangre de Jesús uno es condenado; es repudiar el pecado y decidir abandonarlo para siempre. Una chica se quedó embarazada de su novio. La madre dice que no hay problema, ella pide perdón, se casan, y ya está. Esto es no entender el significado de la palabra perdón. Otro que piensa que Dios es nuestro Padre y siempre perdona a sus hijos porque es bondadoso, tampoco ha entendido. ¡Que poco arrepentimiento en el suelo con lágrimas delante de Dios se ve en nuestras iglesias!

Gracia. La gracia no es licencia a pecar. No significa que Dios perdona siempre, y que como no puedo perder la salvación, por tanto, no importa si peco, ni importa qué clase de persona soy. Tampoco significa que no tengo que dejar al mundo, que no tengo que obedecer a Dios, porque la salvación es por la fe y no por obras. Tampoco significa que las obras no son importantes. Tampoco significa que no tengo responsabilidad hacía los pobres. Tampoco significa que no tengo que obedecer a los pastores, ni tengo que obedecer a Dios. La gracia no es permiso para vivir en el pecado, porque soy salva por la fe en Jesús, y no importa lo que hago. La gracia es que Dios envió a su Hijo desde el cielo para pagar el precio de mi pecado para que yo pudiese ser salvo, libre de pecado y vivir en santidad.

Seguridad de la salvación. No significa que una vez que hago una decisión, soy libre para vivir como quiero porque no se puede perder la salvación. La seguridad de la salvación viene únicamente del Espíritu Santo y tiene este sello: que los que nombran el nombre de Cristo se aparten de la iniquidad (Ef. 1:13 y 2 Tim. 2:19).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.