Piedra de ayuda

“Tomó luego Samuel una piedra y la puso entre Mizpa y Sen, y le puso por nombre Eben-ezer, diciendo: Hasta aquí nos ayudó el Señor.”  1º Samuel 7:12

Ebenezer

¡Es la hora! Las multitudes se apiñan en la gran plaza, que se ha quedado pequeña ante las masificaciones. Todos ataviados con sus mejores galas, aunque mezcladas con elementos más festivos e informales como gorros de cartón de llamativas decoraciones, estrambóticas gafas con lucecitas, espumillón al cuello, e irritantes silbatos matasuegras en la boca. La sidra, el cava, el champán y otras bebidas en cantidades abundantes y servidos en elegantes copas de plástico. Mucho ruido, muchas luces, mucha gente, y mucha expectación. El momento culminante son las campanadas. Cada uno cuenta con su pequeño cuenco o cucurucho de papel con sus doce uvas, para continuar con la tradición. Y en medio de todo esto, la poca reflexión sobre lo que ha sido este año, proviene de los medios de comunicación, que hacen un repaso exhaustivo de lo que ha supuesto este año: Los personajes o personalidades del año, los acontecimientos y noticias que marcaron este periodo de tiempo, e incluso el vocabulario nuevo que hemos aprendido o las palabras clave de este 2013.

Hace más de tres mil años, el pueblo de Israel se encontraba en una situación comprometida. Tenía el acecho de los filisteos, que era un pueblo guerrero muy fuerte, y además los israelitas habían desobedecido en varias ocasiones a Dios. La catástrofe estaba servida, y el pueblo judío con el profeta Samuel al frente, tenía todas las papeletas para fracasar y caer ante su enemigo. Ante este momento de debilidad los filisteos deciden atacar, sin embargo no contaban con algo decisivo: la misericordia y provisión de Dios. Así es, el Señor demostró una vez más que él es el único y verdadero Dios y que quería proteger a los suyos y evitó el ataque filisteo mientras Samuel intercedía por el perdón de su pueblo con un sacrificio en el altar. Luego Israel venció mientras sus enemigos huían. En el lugar donde se produjo la batalla, erigieron un sencillo monumento compuesto por una piedra y llamaron a aquel lugar “Eben-ezer” que significa “piedra de ayuda” recordando que hasta aquí nos ayudó el Señor.

Nosotros no vamos a ser menos y también como iglesia también debemos de erigir nuestras “piedras de ayuda”, para recordar que todo lo que se hizo, y en la manera en la que se hizo en ningún momento dependía de nuestras propias fuerzas tanto como por la misericordia y provisión de Dios.

Podemos hacer un balance de este 2013, que sin duda creo que ha sido muy provechoso para nuestra congregación, ha sido un año muy positivo, y podemos afirmar el salto de calidad que hemos experimentado a todos los niveles: Un mayor compromiso de la iglesia con su formación, en las escuelas dominicales, donde hemos estudiado los libros de Hebreos y Eclesiastés, los jóvenes por su parte han realizado ese “tour” por la Biblia, tan útil y el grupo de integración sigue consolidándose, convirtiéndose en una clase clave para el crecimiento sostenido de nuestra iglesia. Hemos colaborado aún más con las instituciones y ministerios que nos rodean: Por primera vez, hemos organizado en nuestra iglesia una Conferencia Regional de la Comunidad Bautista de Madrid, con un resultado más que positivo; y también hemos celebrado en nuestra iglesia el culto de inauguración del curso de la Facultad de Teología. No solo nos hemos abierto más a nuestras propias instituciones sino a la sociedad en general: buena prueba de ello es nuestro mayor acercamiento al ayuntamiento de Sanse, de tal manera que fruto de esa colaboración, nació el proyecto “Cultinspírate en Sanse”, con un buen concierto, juegos, deportes, actividades infantiles, etc… y esperamos que sea el primero de muchos, ya que el de este 2013 ha sido tan solo el primer acercamiento de este tipo, el año que viene habrá más. Hablando de apertura social, este mayor conocimiento de esta iglesia en nuestra ciudad ha permitido que se multiplicara el trabajo de la obra social, que ha pasado de ser un ministerio de poca relevancia, a ser uno de los pilares del evangelismo de esta iglesia. Hemos despedido a algunos hermanos que se han marchado, movidos por la crisis económica, pero a la vez hemos recibido con los brazos abiertos a otros muchos, hemos tenido nacimientos y sobre todo, nuevos nacimientos, expresados sobre todo en los seis bautismos que tuvimos. Podemos mencionar también lo más reciente, la fiesta de navidad del pasado domingo, que ha supuesto un nuevo esfuerzo de todos que sin duda dará sus frutos.

Podríamos poner tantos hitos, tantas piedras, que parece mentira que hayamos sido nosotros quienes lo hemos logrado, pero sabemos que no es así, es el Señor quien ha provocado todo esto, y lo que debemos hacer es rendirnos siempre a él, ser conscientes de nuestra insuficiencia y confiar a él cada una de las cosas que se proyecten. Aunque siempre habrán pruebas y enemigos al acecho, confiemos que en el nuevo 2014 Dios siga ayudando a superar todos los obstáculos y nos acordemos cuando ese año acabe.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.