La iglesia de Bonhoeffer

“El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama” Mateo 12:30

23_Fanî Playa 1934 copia

En un artículo anterior hablamos acerca de la fe de Dietrich Bonhoeffer. Figura sobre la cual hablamos en el pasado “Cultinspírate”. Una fe que no sólo fue más allá de un simple pensamiento o creencia, sino que llamó y puso en acción a todo creyente que la profesa, alejándolo de la pasividad y la dejadez.

Precisamente una de las cosas que más entristecían a Dietrich Bonhoeffer era ver como muchos de los que consideraba “hermanos en la fe”, cristianos como él, se dejaban llevar por el dictado de lo establecido por las injustas autoridades estatales e incluso otros (sin importar si se llamaban “católicos” o “protestantes”), abrazaban las ideas promovidas por el Tercer Reich, formando así la iglesia de los “Cristianos Alemanes”. Otros incluso dejaban hacer todas esas barbaridades, sin levantar su voz en contra.

Una de las mayores críticas que han recibido las religiones mayoritarias de cualquier nación en el mundo es la hipocresía de quienes profesan su creencia y caen en sus prácticas rituales, alineándose con los poderes políticos seculares y dejando pasar la lucha por la igualdad, la justicia, la ayuda y provisión del necesitado o la relevancia social y cultural.

Hace unos meses, en la convención de la Unión Evangélica Bautista de España (UEBE), tuvimos la oportunidad de disfrutar de un concierto, digamos… diferente. El artista invitado, que se llamaba David Tapia, además de cantar canciones con letras que hacían pensar en la necesidad alrededor del mundo, y nuestro papel en medio de esta necesidad, mostraba vídeos en los que se relataban las trágicas historias de familias y personas víctimas de la guerra, enfermedad, abusos, etc… en algunos países de África occidental, donde además el propio cantante colaboraba ayudando y proclamando la Palabra. En este concierto David Tapia pronunció una frase, que me dio que pensar: “Si mañana vuestra iglesia tuviera que cerrar ¿Ocurriría algo alrededor? ¿Alguien la echaría de menos?”

¿De verdad estamos siendo relevantes en esta sociedad? ¿Tenemos algún tipo de utilidad? ¿Por qué la “Iglesia Confesional”, a la que pertenecía Dietrich Bonhoeffer, fue relevante en la Alemania de los años 30 y 40? ¿Por qué este a pastor se le ha recordado y se le recordará en la posteridad?

La cuestión es que no sólo debemos tener algún tipo de utilidad a esta sociedad, eso está bien y no debemos perderlo, lo más importante es el mensaje que tenemos, y más aún, la persona que está detrás de este mensaje, que no es otro que Jesucristo ¡Eso es lo que nos diferencia y nos da relevancia!

Bonhoeffer y el resto de la sufrida “Iglesia Confesional” alemana fueron y serán relevantes por mostrar al Salvador, ese que da esperanza al que la ha perdido, ese que da gozo en medio de las pruebas, ese que libera de la opresión del pecado, ese que es la verdad y el único camino, ese que da vida abundante y plena, y ese que establecerá un día la justicia perfecta, cuando regrese. Y no sólo debemos de mostrar este mensaje que no es otro, que el Evangelio, sino que debemos de ser coherentes con él, debemos de vivirlo, y esto implica el moverse, y actuar como Cristo lo hizo.

Nuestra iglesia en la actualidad también está llamada a ser relevante de esta manera, viviendo y proclamando el evangelio, con todo lo que implica: Ponerse en acción, hablar de Cristo a otros, ser coherente con lo que se habla y no ser indiferente ante la injusticia y maldad dominante.

Lamentablemente, la iglesia a lo largo de la historia, y en muchos lugares, no ha sido lo que Dios demandaba de ella, y ha caído en la frialdad. Esto no es nuevo, ya lo afirmó Jesús en la profecía acerca de los últimos tiempos, en Mateo 24:10-13: “Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.”

Fijaos bien, que dos de las características más destacadas son: El Amor y la Fidelidad (la segunda relacionada íntimamente con la primera). En la Alemania que vivió Bonhoeffer, de muchas iglesias de diferente confesión y denominación, quedaron con el auge del nazismo, tan solo dos: Los “Cristianos Alemanes”, a favor del gobierno y disfrutando de esta cómoda posición; y por otro lado, la “Iglesia Confesional”, donde estaba Bonhoeffer, donde no sólo denunciaban la maldad del gobierno, con el peligro que conllevaba, sino que podían sufrir persecución por esta causa.

Cuando lleguen los malos tiempos ¿Dónde estarás tú? ¿En qué lado? ¿Serás relevante o no serás nada? ¿Recogerás junto a Jesús o tratarás de desparramar todo lo que Él ha construido?

Aprovechamos para compartir el vídeo que Canal Norte (el canal digital de noticias del Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes), cuando se hizo eco de las actividades que organizamos el pasado mes de febrero.

http://www.canalnorte.org/embed/3225/una-exposicion-sobre-d-bonhoeffer-recuerda-en-sanse-el-70-aniversario-de-la-liberacion-de-auschwitz

Artículo de Santiago Hernán

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.