Reformadores españoles: Juan de Valdés

“Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.” Romanos 5:1-2

Juan de Valdes - Dialogo de doctrina cristiana.jpg

Son pocas y vagas las noticias que se tienen de sus primeros años. Nació en Cuenca, en 1509. Perteneció a una de las familias más importantes del lugar. Su padre, Fernando de Valdés, fue regidor perpetuo, alcalde o gobernador, de dicha ciudad. Entró al servicio del marqués de Villena, periodo decisivo en su formación religiosa pues allí entró en contacto con los erasmistas españoles. Estudió Teología en Alcalá de Henares, y ya a principios de 1528 comenzó su correspondencia con Erasmo de Rotterdam. Al aparecer su primer libro, “Diálogo de doctrina cristiana” en Alcalá de Henares en 1529, se le denunció ante la Inquisición, por lo que decide trasladarse a Italia, donde residió hasta el fin de sus días. Tradujo al castellano numerosos textos del propio Lutero y sus seguidores.

En 1534 marcha a Roma y un año después a Nápoles, en ambos lugares como agente político del emperador, si bien debió de serlo por poco tiempo, puesto que fue víctima de la reacción antierasmista de la Inquisición española. En los años que siguieron hasta su muerte escribió copiosamente consideraciones piadosas, trabajos exegéticos, traducciones parciales de la Biblia y algunos diálogos destinados a aclarar conceptos y ampliar las conversaciones que tenía con los adeptos a sus doctrinas religiosas en la tertulia que mantuvo en su casa, un verdadero círculo de reformistas y religiosos iluminados.

En Nápoles, ciudad que era entonces española, dirigió allí una tertulia sobre temas religiosos. las “conversaciones sagradas”, que se hizo famosa entre los teólogos intelectuales de todo el mundo. Esta reunión de personas cultas interesadas no sólo por la religión, sino también por otros temas humanísticos fue muy importante para la historia de la Literatura española: Juan de Valdés escribió sus mejores obras para satisfacer la curiosidad de sus contertulios. Participaron en ella numerosos personajes que simpatizaban con las ideas reformistas, entre otros, al arzobispo de Otranto, el vicario general de la orden capuchina, el obispo de Bérgamo, el obispo herético de Cheronissa (Creta) y al teólogo convertido al protestantismo Pietro Martire Vermigli. Según testimonio rendido el 7 de marzo de 1564 por Francesco Alois, condenado como luterano, entre los simpatizantes de Juan de Valdés cabía incluir también al obispo de Catania, que en algunos textos, escritos en lengua vulgar, demuestra una espiritualidad cercana a la de los iluminados.

Algunos de sus textos religiosos de Valdés llegaron a España y se difundieron por diferentes zonas en las que había muchos erasmistas, como en Valladolid. Cuando Valdés murió, sus seguidores y discípulos intelectuales fueron perseguidos, pues la Iglesia estaba preocupada por la gran difusión de sus ideas.

Como todos los erasmistas, Valdés pensaba que había que reformar el clero. En Diálogo de la doctrina cristiana (1528), tres personajes hablan acerca de ciertas cuestiones del cristianismo: la importancia del Credo, los mandamientos, los pecados capitales, etc. Juan de Valdés propone como modelo el “cristianismo interior”, es decir, lo mismo que defendían los erasmistas: una religiosidad basada en la propia fe de cada uno, no en sus obras ni en las apariencias externas. Por lo que toca a sus inquietudes religiosas, que fueron las que más ocuparon sus escritos, se encuentran a medio camino entre el catolicismo y la reforma luterana.

Con ser Nápoles, en aquella época, una ciudad española, faltaban libros para aprender el castellano, y con su obra “Diálogo de la lengua”, Valdés, alcanzó gran renombre como lingüista. Esta es su obra cumbre, compuesta hacia 1535 que no llegó a ser impresa sino hasta el siglo XVIII.

Fallece en Nápoles en 1541.

Artículo de Sidney A. Orret

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.